Ustedes recen así (Mt 6,7-15)

11.02.2016 20:13

El Padre Nuestro es una síntesis

Cada una de las expresiones que conforman la oración del Padre Nuestro es una síntesis de la forma como Jesús comprende a Dios y del reconocimiento de la finitud humana, que requiere de la intervención de Dios. 

“Padre nuestro que estás en el cielo”: es una forma cercana, familiar de referirse a Dios, que no es Padre de unos pocos, sino de todos. 

“Santificado sea tu Nombre”: es reconocer su trascendencia; la santidad del nombre está íntimamente ligada a la santidad del ser. 

“Venga tu reino”: la venida del reino de Dios Padre obedece a un proceso de disposición que implica la conversión integral del ser humano y la transformación definitiva de las estructuras sociales para hacer más digna la convivencia humana. 

“Hágase tu voluntad”: solicitar que se realice la voluntad de Dios en la tierra es poner siempre el orden temporal abierto a la intervención del Padre de la historia y llenar las estructuras sociales de justicia y derecho.

“Perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos”: el perdón está en el centro del proyecto de Dios; pero él lo condiciona a la forma como nosotros seamos capaces de perdonar a los demás. 

“No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal”: no es otra cosa que reconocer que muchas de las tentaciones-ofertas, las estructuras y comportamientos humanos han sido levantados sobre la injusticia, la muerte, la guerra, el hambre, la exclusión. 

De esos males Dios puede librarnos, pero invita a la humanidad a que luche por construir otro mundo posible que supere esas maldades y avance hacia la santidad, reflejo de él.

 

Volver

    

Consultas info@beatomonti.com

Creado con Webnode