Testimonio de Carlos Monti

11.09.2013 14:18

Carlos Monti es sobrino - nieto del Padre Monti 

“He conocido a Padre Monti desde niño y he vivido por cerca de cuatro años en Saronno, en el Orfanato por él fundado. Cuando desde Roma venía a Milán, algunas veces pasaba por nuestra casa: era para nosotros como si hubiese venido el Señor a nuestra casa. Era edificante su permanecer entre nosotros con humildad y bondad, y era afabilísimo con nosotros, los niños.  En Saronno lo esperábamos al fondo de la viña, y en procesión íbamos a la Iglesia donde nos daba una  prediquita: a través de sus palabras se veía toda su fe, el amor por el Señor, y el cuidado que tenía en educar a los hijitos”.

Carlos recuerda un hecho acaecido en el jardín: “Cuando yo estaba en Saronno, un día Padre Monti vino de Roma y nos reunió a nosotros, los huerfanitos, para hacer un paseo por la viña, conversando con nosotros.

A un cierto punto, cerca del bosquecito, hemos visto un pájaro vivo en el suelo. El siervo de Dios dirigiéndose a un joven que nos acompañaba dijo: ´Agarra aquel gorrión´ . Él, maravillado, respondió: ´¿Cómo hago para agarrarlo si no tengo ningún arma?´ El Siervo de Dios le dijo: ´Toma una rama pequeña y tírasela encima, y verás que podrás agarrarlo`. En efecto, el gorrión no escapó y se dejó agarrar, y nosotros lo hemos puesto en la gran jaula, donde se conservaban otros pájaros. El Siervo de Dios dijo entonces: ´Vean, hijitos, con la obediencia se pueden obtener aún milagros`”.  

Volver

    

Consultas info@beatomonti.com

Creado con Webnode