Segundo día de Novena

30.11.2015 00:00

V/ Bendita sea la Santa e Inmaculada Concepción

R/ De la Santísima Virgen María, Madre de Dios y Madre Nuestra 

 

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor.

Envía, Señor tu Espíritu y renovarás la faz de la tierra. 

 

2º Día

“Lo acostó en un pesebre…”

Reflexionamos juntos un momento

   ¿Se te ocurrió pensar alguna vez que sintió María al tener que recostar a su hijo recién nacido en un lugar donde comían los animales? Quizás en su corazón María sintió, en un principio, una especie de frustración, una necesidad interior de pedir perdón a Dios por tener que reposar a su Hijo en un cobertizo para animales. Pero inmediatamente, una serena resignación, es decir, una completa aceptación de las circunstancias en la que Dios dejó inmersa a esta Familia de Nazaret.

   Quizás María, mujer sabia por naturaleza, entendió de antemano, sin saberlo, que Dios nos viste y alimenta como a los lirios del campo y las aves del cielo. Entendió que si hay un “Fiat”, es decir, un “si” a los planes de Dios, un “hágase tu voluntad”, entonces Dios bendice los caminos y las sendas. Porque si hay voluntad, entonces hay un camino, aunque ese camino nos conduzca a la precariedad de un establo. Si lo vemos con los ojos de Dios, hasta el medio más precario puede acoger las bendiciones que vienen del cielo, hasta lo más ordinario de nuestra realidad puede acoger dentro suyo un mensaje de salvación, liberación y esperanza.

 

Hoy pedimos por los Grupos y Movimientos de las distintas Comunidades Montianas, para que por intercesión de María Inmaculada encuentren plena confianza en Dios y continúen difundiendo con un testimonio alegre el carisma de la Familia Montiana.

 

Oración

Mamá María, que supiste aceptar con resignación y confianza

La voluntad de Dios sobre tu vida

Te damos gracias por haber aceptado con valentía y audacia

Acoger en tu seno al Hijo de Dios, cuidándolo y protegiéndolo

Siempre de todo peligro.

Hoy tus hijos, Mamá María, queremos pedirte

Nos ayudes a confiar en la promesa de Jesús

Que estará con nosotros siempre, cada día, hasta el final.

Que intercedas ante Dios por tu Familia Montiana

Para que sepamos aceptar con alegría las circunstancias

En las que Dios nos sembró, para que con esfuerzo,

Oración y compartiendo la vida que Él nos regala

Fructifiquemos en bien de nuestros hermanos.

Que sepamos siempre sacar algo bueno de nuestra

Realidad, porque allí esta vos, Mamá Inmaculada

Y allí está el Señor, diciéndonos nuevamente

Que nos ama y que sigue a nuestro lado.

 

Mamá María, Madre de nuestras Congregaciones

Madre de nuestra Familia Montiana

¡Intercede por nosotros!

Amén.

Volver

Al finalizar te pidemos  compartir el link con tus amigos y amigas de facebook y twitter, así cada día seremos más lo que junto al Beato Luis Monti queremos unirnos para honrar a nuestra Siempre Bella Mamá Inmaculada.

    

Consultas info@beatomonti.com

Creado con Webnode