Haciendo una mirada al Origen...

07.02.2014 10:49

LUIS MARIA MONTI:

Fundador

Luis Monti un Hombre Religioso que, inspirado por el Espíritu Santo, dio vida a la Congregación de los Hijos de la Inmaculada Concepción. Nacido en Bovisio Masciago, el 24 de julio de 1825, octavo entre once hijos del matrimonio de don Ángel Monti y de doña Teresa. Su Infancia se desarrolla, en un ambiente cristianos, y de precariedad característicos de la vida campesina y numerosa.

A la edad de 12 años, sufre la pérdida de su padre, quedando huérfano. Él con sus hermanos mayores, serán el sostén de la familia. A los 19 años, morir á también su Madre. Desde los 12 años trabajó en el oficio de Carpintero, en un pueblo vecino (Cesano Madero), durante 8 años. Que luego de la muerte de su madre, pondrá una carpintería propia en su casa. Durante ese tiempo, que transcurrió en la adolescencia y juventud, Luis, experimenta, con la predicación del p Taglioretti un fuerte llamado vocacional y allí inicia su camino, como así, una necesidad de acción, que surge desde la confrontación que hace con la realidad que lo rodea. Que lo lleva, en busca de una respuesta ante la situación de muchos jóvenes, en particular los más necesitados. Decide organizar una Compañía de Jóvenes, que representara para él, el anticipo de lo que Dios hará por su medio, en la fundación de la Congregación. Entre alegrías, oración, reflexión; de los cuales se nutria la compañía, no faltó las persecuciones, en las cuales, el Joven Luis sabe que de las pruebas nace la virtud. De tal experiencia, desea consagrarse del todo a Dios. Es así, que años más tarde, guiado por el p Dossi, su Director Espiritual, ingresa a los Hijos de María Inmaculada, experiencia que hará madurar la conciencia vocacional en él.

En su permanencia en los Hijos de María, estudia flebotomía, y se produce el encuentro entre Dossi y Cipriano, quienes serán los que idearan el nuevo Instituto, pero siendo Monti el que lo llevara a su pleno cumplimiento. Sin alejarlos de él, Monti dará años más tarde, después de tantas pruebas, la vida a este nuevo instituto, que tendrá el carisma asistencial, entre los enfermos y los niños huérfanos, con una fisionomía original dada por Monti, infundido por el Espíritu.

Este legado de padre Monti será, para sus hijos el ideario de vida, que fue y es custodiado, vivido, desarrollado, y reflexionado atreves del tiempo.

La pregunta necesaria para responder es, ¿Qué lo hace fundador de nuestra Familia Religiosa? Y la respuesta la encontramos entre los, hitos de su vida, las experiencias que lo marcaron y su visión ante el horizonte. Un aspecto personal, que resulta atrayente y clarificador, es su perseverancia en el llamado y en la propuesta que hace a Dios. Dócil a la voluntad de Dios, que con las luces y las sombras de su vida, sigue en pie. Madurando en el tiempo el proceso y en las experiencias providencialmente que se presentan en el camino. Esto lo hace portador de tal don, y titulo.

Porque siendo Mártir en lo cotidiano de la vida, goza también de la resurrección en aquellos que de forma radical en el seguimiento de Cristo, siguen sus pasos...y son depositarios de su legado de caridad.

 

 

 

Hno. Héctor Ramos

 

Volver

    

Consultas info@beatomonti.com

Creado con Webnode