Encuentro vocacional de Aspirantes y Postulantes Concepcionistas

06.05.2014 10:09

Casa de Retiros Padre Monti, Cabana, Unquillo, Córdoba

1 al 4 de mayo de 2014

“Un alto en la huella” es la parada, la pausa en la faena cotidiana que hacen los “crianceros”- pequeños productores del sur argentino -, quienes se ocupan de la cría del ganado menor y que lo hacen a la usanza antigua, recorriendo las sendas de antepasados centenarios que antes que ellos transitaron estos mismos caminos buscando el retoño de pastos nuevos y el agua para abrevar después de largas caminatas. Vida que lucha por sobrevivir, vida amenzada, que camina de pies descalzos a donde los lleve el camino.

En torno a esta imagen se realizó este espacio de reflexión que estuvo animado por los Hermanos que acompañan las etapas del Prenoviciado en la Provincia. Contó además con el servicio de los Hermanos Novicios y concluyó con el almuerzo comunitario en el que estuvo presente el Superior Provincial junto a los Hermanos Miguel, Luis y Jesús.

Los que lo vivieron nos lo cuentan en primera persona…

Un alto en la huella fue… 

muy bueno y gratificante. Pude conocer un poco más a mis compañeros y a los otros chicos con los cuales compartimos.

Samuel, aspirante

un motivo de acción de gracias, porque al reencontrarnos somos un pequeño testimonio de que Dios sigue llamando, y de que es posible ser joven y elegir vivir a la manera de Jesús.

Vicente, aspirante

un motivo de encuentro, no sólo con los Hermanos, sino con uno mismo. Un alto en la huella revisando nuestra vida y seguir confirmando que Dios sigue llamando, gracias por darnos esta posibilidad de encuentro con Jesús.

Marcos, aspirante

una linda oportunidad para volver a las “huellas” y detenerse por unos días para reflexionar lo vivido en estos años y volver al camino con muchas más fuerzas, poder seguir adelante en este camino elegido.

Federico, postulante

muy nutritivo en materia espiritual, sirvió para avanzar desde el interior utilizando lo que la formación de estos últimos años me fue entregando, todo esto acompañado de la revisión de vida que permitió el amplio tiempo de meditación. Me llevo muchos frutos que ya los tenía antes de llegar, pero por el correr diario no los llegaba a reconocer, ahora sólo espero poder, o más bien confiar en Dios para poder usar lo cultivado, asociado a lo cotidiano. Valoro mucho el hecho de hacer un alto, de parar, de dejar la mente en reposo y abierta a lo que Dios desde las ideas de los Hermanos, me fue transmitiendo.

Agradezco esta oportunidad y espero que se repita y no sólo para los que estamos en formación, sino para los Laicos y Hermanos.

Muchas gracias.

Lucas, postulante

una linda experiencia para conocer a mis Hermanos del Postulantado y Aspirantado, e incluso de la Congregación. La temática utilizada fue excelente para detenerse por un instante y hacer mi revisión de vida y darme cuenta que en todas mis experiencias vividas, Dios siempre me acompañó, siempre estuvo a mi lado y nunca me abandonó, y a partir de esta revisión de vida y al detenerse me dio una vez más el puntapié inicial para seguir abrazando aún más fuerte este estilo de vida que elegó y saber que por más caídas que tenga, el Señor siempre estará para darme una mano y ayudar a levantarme, y poder seguir caminando y formándome en mi opción vocacional.

El encuentro me ayudó mucho y doy gracias a los Hermanos que estuvieron en la organización, porque fue una buena experiencia vivida. Ojalá mi testimonio ayude y que todo sea para la Gloria de Dios.

Ángel, postulante

muy interesante, lo he vivido desde el servicio, desde el estar disponible para los Hermanos para orar. Fue un tiempo de intimidad con Dios y con uno mismo desde la simple tarea de la cocina.

Gracias al Señor por permitir poder descubrir dones y ponerlos al servicio.

Disponible para el próximo…

Hno. Matías, novicio

descubrir a Dios no sólo en la oración, sino en el servicio de la cocina. Fue muy interesante y me di cuenta que Dios también educa en la cocina. Se me viene a la memoria una frase que leí una vez: “si no vivo para servir, no sirvo para vivir”.

Hno. Pablo, novicio

 

 

Volver

    

Consultas info@beatomonti.com

Creado con Webnode