En primera Persona, la PRIMERA PROFESIÓN. Por Hno. Hector Ramos cfic

25.03.2014 11:51

DESEO CONSERVAR UNA MEMORIA AGRADECIDA POR TANTA VIDA COMPARTIDA, CON LOS PRIMEROS Y CON LOS ULTIMOS...

Si, en mi esta escribirte estas líneas, deseo comenzar con esta frase…te sonara familiar…es su intención.

Ciertamente, en este momento de gracias que estoy y porque no estamos viviendo, pido una memoria de todo lo compartido, tanto lo bueno como lo malo, y DESEO CONSERVAR UNA MEMORIA AGRADECIDA POR TANTA VIDA COMPARTIDA, CON LOS PRIMEROS Y CON LOS ÚLTIMOS.

Porque este fue y es un camino que se hizo posible gracias a muchos, que con su cercanía, su oración o simplemente con su presencia, alentaron nuestros pasos.

Es así, que el día esperado llegó, un 8 de Marzo, junto al Hno. Emanuel, hacíamos ofrenda de nuestras vidas a Dios, “esto que somos”, y nos entregamos  de todo corazón a la FAMILIA QUE ELEGIMOS. Si pudieras experimentar lo que hemos sentido. En ese momento, fue mirar con gratuidad lo vivido, lo sufrido, lo gozoso, lo desafiante, y lo bueno que fueron estos años (y que hemos abrazo, libremente)…

Alli,  nos venían rostros amigos, hermanos, que han estado y siguen estando, aunque algunos de una manera especial, como así decirlo una presencia que solo la fe nos hace creer. Vinieron todos a la mente, ojala que la MEMORIA AGRADECIDA nunca me falte…fue también allí que recordé a aquellas personas que supieron iluminar con su vida, esas personas como dice Eduardo Galeano, que son como los […] "fuegos que arden la vida con tantas ganas que no puede uno mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende". Y confieso que son culpables, no del hecho de estar hoy aquí, pero si el haber suscitado en mi un compromiso mayor, del cual no tengo retorno.

Ya han pasado casi dos semanas, y te cuento que son raras, estas primeras horas, pero no me siento solo, pero percibes que las cosas son distintas,  las miradas van cambiando, y  los compromisos por asumir…es el regalo de las primeras horas.

Y asi como san Pablo, digo: “No creo haber conseguido ya la meta, Ni me considero perfecto, sino que Prosigo mi carrera hasta alcanzar a Cristo Jesús, quien ya me dio alcance […] Digo solamente esto: olvidando lo que deje Atrás me lanzo hacia delante y corro hacia la meta, Con miras al premio para el cual Dios nos llamó, Desde arriba…” Fil. 3.12-14

Antes de partir conservo el recuerdo presente, y agradecido al Dios de la vida, que nos permitió compartir  caminos. Con esto agradezco a las personas que hicieron realidad y posible el encuentro de todos nosotros… fueron los que tenían que estar en esta cadena de amistad. Y esa es mi alegría.

La vida nos permitió vivir la suerte del Principito y el Zorro, que con su impronta los hizo especiales y únicos.

Y ahora se que nos espera un año lleno de trabajo y desafíos nuevos…confió en Dios y en María de Guadalupe, de quien espero todo y deseando no perder el contacto con ustedes, mas allá de las distancias…tenernos como hermanos en Cristo, en el corazón de Padre Monti.

Hno. Hector Ramos cfic

 

Volver

    

Consultas info@beatomonti.com

Creado con Webnode