Cuarto día de novena

02.12.2015 00:00

V/ Bendita sea la Santa e Inmaculada Concepción

R/ De la Santísima Virgen María, Madre de Dios y Madre de nuestra.

 

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles

y enciende en ellos el fuego de tu amor.

Envía Señor tu Espíritu, y renovarás la faz de la tierra. 

 

4º Día

"¡Bendito el vientre que te llevó y los pechos que te amamantaron!"

Reflexionamos juntos un momento

   En este versículo del Evangelio de Lucas, se relata como una mujer honró a María con estas palabras: ¡Bendito el vientre que te llevo y los pechos que te amamantaron!. Jesús, en respuesta, parece haber desprestigiado a su Madre diciendo "Mas bien, bendito quien escucha la palabra de Dios y la practica. ¿Es éste un desprecio a su propia Madre? Ciertamente no, porque Jesús busca enfocar la mirada en la obediencia de María antes que en su función de Madre. El momento para reafirmar su figura de Madre de Dios y Madre nuestra la reflexionamos ayer, al pie de la cruz. 

 

   ¿En que consistió esta obediencia de María? En anteponer la voluntad de Dios a sus propios planes y proyectos de vida. ¿Te preguntaste alguna vez que hubiese querido ser y hacer María antes del anuncio del Ángel? Joven, bella y llena de dones, ofreció todo eso y aceptó humildemente pasar a ser honrada por campesinos como la  "Bendita entre las mujeres". No de las grandes mujeres de la época, sino aquella que es Bendita entre las humildes y pobres de corazón: Isabel, pobre habitante de una montaña en Judea, esta mujer anónima que bendijo a la Madre del Salvador... y así tantas. 

 

  María es la humilde entre las humildes, la bendita entre todas las mujeres.La que con un simple gesto de amor cambió la historia de todos los seres humanos. 

 

Oración

Mamá María, hoy queremos honrarte una vez más

dando gracias a Dios por haberte elegido y a tí por haber aceptado

cambiar la vida de cada uno de nosotros.

Decir si a la voluntad de Dios, es decir "si" 

al cambio, a la liberación, al amor fraternal,a la autenticidad, la coherencia

al seguimiento radical de las enseñanzas de Jesús.

Así lo has hecho, haciéndote misionera en el silencio y en lo 

secreto de la historia. 

Ayuda Madre, a ésta tu Familia Montiana

a servir a Jesús también en lo sencillo y lo discreto

sabiéndo que Dios ser sirve de los humildes

y los simples para hacer grandes cosas.

 

Madre Inmaculada, Madre de nuestras Congregaciones

Madre de nuestra Familia Montiana.

 

¡Intercede por nosotros!

Amén. 

Volver

Al finalizar te pidemos  compartir el link con tus amigos y amigas de facebook y twitter, así cada día seremos más lo que junto al Beato Luis Monti queremos unirnos para honrar a nuestra Siempre Bella Mamá Inmaculada.

    

Consultas info@beatomonti.com

Creado con Webnode