Camino al Sacerdocio; Hno Rául Recibe el Ministerio del Lectorado

05.05.2014 11:48

El pasado Sábado 26 de abril de 2014 en la Parroquia María Purísima y Santa Teresita el Hno. Raúl Sena Vélez, recibió de de manos del Superior Provincial el Ministerio del Lectorado. El mismo fue delegado por el Sr. Arzobispo de  Córdoba, Monseñor Carlos José Ñañez.

El ministerio del Lector

Como Lectores instituidos deberán cuidar de que la Palabra de Dios sea proclamada y presentada como le corresponde, ayudando al resto de la Iglesia a valorarla

 El cargo de lector se instituyó en la Iglesia para leer la Palabra de Dios en las reuniones litúrgicas. Pero no sólo esto. En la Misa y en otras acciones sagradas enunciará las lecturas tomadas de la Sagrada Escritura (a excepción del Evangelio que está reservado para el diácono, el sacerdote o el Obispo). Si falta el salmista, recitará el salmo entre las lecturas; cuando en el momento no haya diácono o cantor publicará las intenciones de la oración universal, la así llamada oración de los fieles en las que se piden por diversas intenciones. Al lector también se le encarga dirigir los cantos en estas celebraciones litúrgicas, dirigiendo y animando al pueblo a participar activamente en ellos.

 Un deber muy importante y que no debe descuidar es el de instruir a los fieles para que reciban dignamente los sacramentos. En ellos actúa no sólo como catequista sino como animador de aquellos que participarán en las acciones litúrgicas en donde se impartirán dichos sacramentos. Muchos de ellos, padrinos y asistentes pueden vivir los sacramentos y hacerlos parte de su vida religiosa si el lector se esfuerza por ofrecer no sólo una acogida favorable en la Iglesia sino una instrucción adecuada y fructífera. Podrá también encargarse de la preparación de otros fieles para que por encargo temporal lean la Sagrada Escritura en las acciones litúrgicas.

 La importancia del lectorado radica en que sea capaz de transmitir con su vida, con sus obras y con sus acciones un profundo amor a las Sagrada Escritura traducido en la adecuada preparación de las ceremonias litúrgicas, así como en su capacidad por lograr una adecuada participación de los fieles en dichas ceremonias que los lleve a nutrirse de la Palabra para luego encarnarla en su vida diaria

Volver

    

Consultas info@beatomonti.com

Creado con Webnode