Crónica del día de la vestición con el hábito religioso

Compartimos la crónica que conserva el Archivo General de los Hijos de la Inmaculada Concepción enviada en ocasión de la vestición de las primeras seis Hermanas Concepcionistas ¡Toda una fiesta vivida en Salta!

 

“… La ceremonia del día 8 de septiembre fue emocionante. El triduo de preparación fue predicado por el mismo Arzobispo, no obstante el trabajo intenso de la Novena del Señor del Milagro. A las 7.30 hs. se celebró la Santa Misa en la amplia galería de la casa para que pudieran asistir el numeroso alumnado y muchos vecinos, que recibieron la santa Comunión. A las 9hs. llegó el Arzobispo como siempre muy contento y saludó a todos los presentes con un cordial Ave María Purísima. Vivan las Hermanas de la Inmaculada.

 

Asistió el gobernador de la Provincia con su Sra. en calidad de padrinos; muchas Sras. de la sociedad salteña, parientes de las nuevas religiosas, representaciones de varias comunidades religiosas de la ciudad, Hnas. Franciscanas, de María Auxiliadora, Esclavas de Jesús, Padres Salesianos, Carmelitas y varios sacerdotes, y una representación del Hogar San Cayetano con los Hnos. de aquella nuestra comunidad, encabezados por el indefenso director espiritual de las nuevas religiosas P. Faustino Monti.

 

El señor Arzobispo, antes de celebrar la santa misa, bendijo los hábitos con los cuales se revistieron las nuevas hermanas. Comenzada la Santa Misa, cuando las candidatas volvieron al altar, el Sr. Arzobispo, después de la lectura del Santo Evangelio, invitó a su canciller a leer el decreto de aprobación de la nueva sociedad. Enseguida después de un breve interrogatorio a todas y cada una en particular procedieron a recibir los votos religiosos.

 

Dirigió breves palabras de felicitaciones a las nuevas religiosas, elogió el espíritu de oración, de humildad y sacrificio del cual les reconocía plenas y resaltó la necesidad de la nueva sociedad a favor de las niñas pobres del campo; y aseguró a todos los presentes que la nueva obra que surgía en los días de la novena del Milagro era una de la obra de Dios, querida por Dios a través de tantas dificultades, expectativas, contradicciones, etc. Hizo resaltar que la obra habría de crecer floreciente sostenida por la Providencia y la Congregación de Religiosos Concepcionistas, de la cual recibió el espíritu, las reglas, el ejemplo del S. Fundador, el hábito y el mismo apostolado. Terminó formulando el augurio de una rápida propagación, siempre sobre sólidas bases de piedad y humildad.

 

Muchos fueron los presentes que, conmovidos, lloraron durante todo el tiempo de la santa Misa.

 

Finalizado el Santo sacrificio, las nuevas religiosas recibieron el saludo de los parientes, amigos y benefactores de la obra. El Exmo. Sr. Gobernador y su Sra. obsequiaron a las religiosas con una importante donación y prometieron la ayuda más generosa posible. Las niñas del Instituto festejaron durante todo el día a sus buenas maestras, besaron muchas veces el nuevo hábito Concepcionista y prometieron ser mucho más buenas. Personalidades del clero y de la sociedad vinieron durante el día a felicitar a las nuevas religiosas.

 

El 15 de septiembre, día de la gran fiesta de la ciudad de Salta, las nuevas Hermanas hicieron su primera presentación en la ciudad acompañando a las niñas del Instituto en la gran procesión.

 

Fue una alegría para el buen pueblo de Salta que saludaba en las nuevas religiosas las flores más bellas del Señor y de la Virgen del Milagro