Sharing is caring!

Escuchando la Palabra nos convertimos en anunciadores de la Palabra.  Quien recibe siente el deseo de ofrecer. Esto es lo que sucede en nosotros cuando nos acercamos a la Verbum Dei.  Nos convertimos en anunciadores,  es el mismo Verbum che nos invita a tener una actitud de verdaderos predicadores  de la Buena Nueva del Reino,  esta actitud nos asocia inclusive a la misión salvífica de la Iglesia dada por el Señor, “Como el Padre me envió yo también los envío a ustedes” (Jn 20, 21). Es claro que, no nos llama a subirnos a los palcos y a gritar a los demás invitándolos a seguir a Cristo. Creo que más bien seremos conocidos por nuestra capacidad de entrega generosa al llamado de Dios a servir a nuestros hermanos, que por nuestros discursos. Cosa que no tiene nada de malo. Y creo que si alguno tiene la posibilidad de decir unas palabras a otros, no puede perder la oportunidad de hacerlo.

Muchas veces he escuchado que los gestos valen más que mil, palabras. Y es me lleva pensar mucho y pretender trabajar con mucho en ser una persona y ayudar a que mi comunidad sean creíbles, ser ante todo verdaderos testigos de Cristo.

  • “Los jóvenes buscan modelos convincentes y valores permanentes” . Y por ende debemos preguntarnos siempre ¿Qué imago Dei estoy mostrando cuando anuncio la Palabra con mi vida?  Y sabernos plenamente conscientes que una vida vivida plenamente en fraternidad, y cargada de la alegría de sabernos llamados por Dios a una vida de especial consagración, es el mejor instrumento vocacional que podemos llegar a tener en nuestras vidas.

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *