Las ganas de hacerse Santo

Cuando tenía 17 años, el 27 de febrero del año 1842 realizó un consagración, donde él mismo se ofrecía al Señor, con úna oración de Consagración hecha por el mismo,

También, hoy, nosotros estamos invitados a dejarnos interpelar por esta Cruz y a pensar seriamente en cómo seguir caminando, desde este momento, nuestro camino de santidad. ¿Hay en nuestro corazón deseos, “ganas” de ser santos? ¿Podemos comprometernos frente a esta cruz a vivir una vida de correspondencia a la bondad del Señor que cada día nos manifiesta, no obstante nuestras miserias y límites? Si esas ganas están, si ése es el anhelo de nuestro corazón podemos hoy hacer nuestro “COMPROMISO DE SANTIDAD” a imitación de Luis Monti pero de acuerdo a nuestra propia situación de vida: llamado, estado, edad, profesión, etc.

«Mi Dios, quiero con tu gracia comenzar ahora a servirte fielmente. Mi Jesús, dame la gracia de corresponder a tanta bondad que has tenido soportándome hasta ahora a pesar de mis miserias: sí, desde aquí en adelante, oh mi Jesús, te seré más fiel; más aún, con tu gracia, quiero hacerme santo, y si a ti te agrada, un gran santo».

Estas palabras del Beato Luis María Monti reflejan no sólo un deseo sino todo un programa de vida, una decisión de abrazar esa Cruz que hoy tenemos aquí, frente a nosotros, por gracia de Dios, esa cruz que con sus propias manos hizo en su juventud y que entre oraciones y cantos llevó a la cima de la Montina para que fuera recuerdo perenne de ese compromiso de vida cristiana que con las palabras “quiero hacerme santo” expresaba y resumía.

Comparte éste articulo con la etiqueta o hashtag #QUIEROSERSANTO ( # QUIERO SER SANTO)

    

Consultas info@beatomonti.com

Creado con Webnode