Carsima Montiano


El don que el Espíritu de Dios confía a un fundador es fundamento y razón de ser y estar juntos de sus religiosos, en calidad de hermanos de una “familia unida en el nombre del Señor” (Const 137).

 

El carisma confiado a Luis Maria Monti se identifica claramente en el conjunto de los “dones de asistencia” (1Cor 12,28), es decir, aquellos dones que “consagran a las obras de caridad, a la asistencia de los pobres y de los abandonados”.

Ello expresa la tan peculiar identidad del Cristo médico de cuerpos y almas (Mt 9,12-13) y de Jesucristo que acoge a los muchachos alabando a Dios por su sencillez (Lc 9,47 y 10,21-22), y que educa a los discípulos, formándoles para la vida de apóstoles, enviados para evangelizar y curar (Mt 10, Mc 3,13-15).

Dicho carisma halla imagen y modalidades de aplicación en el icono evangélico del Buen Samaritano, que se convierte en prójimo del hombre a punto de morir en manos de los bandidos (Lc 10,29-37); en el icono de los hombres y las mujeres de la Pasión (el cirineo, las mujeres en el camino de la cruz, María y Juan, José de Arimatea, María Magdalena…) que acompañan a Jesús en sus sufrimientos y cuidan de su cuerpo martirizado (Lc 23,30-24,8 y paralelos); en el icono del padre tierno, fuerte y acogedor, expresión de la paternidad de Dios, que implica a sus hijos en el trabajo de la vid (Mt 21,28) y acoge al hijo perdido que regresa (Lc 15,11-32).

 

Santo Tomás incluye el carisma de las curaciones en la categoría de los “carismas de testimonio” (“realizar las obras que Dios realiza como milagros y que en lo carismático son obras de alivio del cuerpo” ST I,II,111,4) y en la de las “señales” que confirman la verdad enseñada (id. II,II,178,1,4m); mientras que el Concilio Vaticano II lo ve como uno de los “carismas de acción”, “carisma ordinario del apostolado” (LG 12 y AA 3,4), típicamente laico y de la diaconía (AA 8,11,31).

 

En el Padre Monti, ello se manifiesta en el cuidado de los enfermos, sin distinción ni discriminación, y en la acogida y cuidado de los huérfanos, niños y jóvenes privados de un contexto familiar.

En la experiencia de vida de Luis Monti, dicho carisma halla una sorprendente multiplicidad de expresiones:

– en calidad de trabajador en el campo de la sanidad: en el trabajo incansable a favor de los enfermos “pobrecillos de Cristo”; al “visitar a los enfermos” (Compañía de los Frailes y Orte); en la entrega total de sí mismo (el lazareto de Brescia); en el humilde trabajo como empleado para acudir a los enfermos con sus necesidades más inmediatas (Santo Spirito); en el trabajo de “management” sanitario, en el trabajo profesionalmente cualificado y en el servicio de sanidad a domicilio (Orte); en la puesta en marcha de servicios que respondiesen adecuadamente a las necesidades del territorio (Saronno); en la celeridad de respuesta en situaciones de emergencia (cólera, aluvión del río Tíber, desastres ferroviarios…);

 

– en calidad de educador: al idear un “proyecto de vida” adecuado a los jóvenes obreros de su época (Compañía de los Frailes); en el valorizar a nivel pedagógico y existencial de carencias y limitaciones, que se convierten en motivaciones promotoras de un “sueño” (la cárcel de Desio); en el acoger valor y visión de futuro las señales de Dios (encuentro con el cartujo en Santo Spirito); en la alfabetización de los niños más pobres (zona rural a las afueras de Roma); en la presencia y seguimiento en situación de privación social (Orte); en la puesta en marcha de proyectos sociales de acogida y asistencia (Saronno, Cantù); en la catequesis y en la formación profesional (Saronno, los novicios); en la definición de principios pedagógicos adecuados e innovadores (Constituciones); en la ideación de un estilo educativo basado en el “ser familia” que acoge al huérfano como “hijo enviado por la Providencia”…

 

Elementos específicos, característicos y fundadores del carisma montiano y de sus expresiones apostólicas son los siguientes:

  • el espíritu de familia
  • la relación de paternidad/maternidad y condición de hijo
  • el carácter mariano
  • el carácter laico
  • el trabajo
  • la acogida
  • la hospitalidad y el cuidado
  • la humildad y la sencillez como estilo de vida.
Translate »

Estos 8 años son un impulso para trabajar con esperanza al futuro. Somos consientes que durante este tiempo la web ha sido un instrumento de encuentro, de información y de formación de muchos en distintas situaciones y momentos, incluso muchos se valieron de los instrumentos disponibles en la web, para realizar sus catequesis y algunos momentos didácticos en las escuelas y colegios y parroquias, pero sobre todo fue y queremos que siga siendo un lugar para crecer como Familia y que sea un lugar disponible para todos. En los últimos años nos hemos esforzado para mantener vivo y actualizado el sitio y tenemos como proyecto seguir soñando con formar Montianos a través de los nuevos medios digitales. Hemos hecho una planeación estratégica y queremos enfocarnos en nuestros contenidos, en la formación d, en la sustentabilidad del sitio web, en la innovación tecnológica y en llevar los contenidos de Beatomonti.com a otros idiomas. Pero necesitamos tu ayuda. Por eso te pedimos que compartas este mensajes a tus amigos y los invites a colaborar con la web, las donaciones se realizaran hasta el mes de Julio 2021. Al finalizar publicaremos un articulo con los nombres de todos nuestros amigos. Ingresá al link, elegí cómo donar, ¡y listo! https://mpago.la/1gBsJkA