Madre Sara Lona «mujer de audacia» – Los inicios

Sharing is caring!

Texto extraído de «Madre María Sara Lona. Fundadora de las Hijas de la Inmaculada Concepción de la Caridad» de Hno. Giovanni Cazzaniga.

 

 

María Sara Lona nace en San Miguel de Tucumán (Argentina), el 4 de agosto de 1897, en una familia rica que vivía en Metán  pero en el momento del nacimiento de Sara, sus padres se encontraban, ocasionalmente en San Miguel de Tucumán.

El padre, Enrico fue hijo único de Ferdinando y de Maria Jacomet, ambos de nacionalidad francesa  a la muerte de sus padres se trasladó a la Argentina, donde tenían propiedades de familia, administradas por el Dr. Dardo Rocha. Este será mas tarde gobernador de Bs. As.

Se instalaron en Tucumán.

Se trasladaron después a Metán, ciudad de la provincia de Salta, distante a 150 Km de la capital.

En este lugar Enrico conoció y se casó con Petrona Sierra. Por lo tanto Sara es de origen francés por parte del padre y argentina por parte de la madre.

Los padres de Sara poseían grandes extensiones de tierras en Metán  y Salta, por eso como grandes latifundistas formaron haciendas agrícolas y ganaderas. Los antepasados de Sara fueron colaboradores de las tropas del Ejército del Norte durante la guerra de la Independencia (Hogar-Escuela para ciegos “Corina Lona” 1930 –1980 p.12).

María Sara Lona fue la penúltima de ocho hijos.

La precedieron Maria Inés, que se casó con Belisario Saravia. Uno de sus hijos (también de nombre Belisario) fue el sobrino (Bebe) preferido de Madre Sara. Estuvo siempre cerca hasta el momento en que la tía emprendió el vuelo hacia el cielo, en 1981, en Bernal Oeste- Bs. As.-

Corina nació en 1887, fue fundadora en Salta del “Hogar-Escuela para ciegos”, que todavía existe con el nombre de su fundadora. Ella recogía los chicos no videntes en los campos; les daba la enseñanza primaria y conseguía fondos para la subsistencia de los mismos. Fue co-fundadora de la obra la amiga más cercana de Sara Lona, Sarita Munizaga. En 1980 celebrando el 50º aniversario de la mencionada Escuela para no videntes, venía así recordada: “Corina fue una mujer de grandes sacrificios, misericordiosa y tierna que luchó en un mundo agitado únicamente con la fuerza de su espíritu orientado hacia el bien de todos y rico de infinita caridad” (p.41, Hogar-Escuela para ciegos “Corina Lona” 1930-1980, Cuadernos Franciscanos 57- Salta 1980).

Angélica, que dedicó su vida entera al servicio de la Iglesia local, se consagró al Señor en un convento de clausura que dejó por enfermedad. Después de la muerte de su hermana Corina, asumió y permaneció, fin que vivió, la dirección del Hogar-Escuela para ciegos “Corina Lona”, fundando una comisión de cooperadoras para el sostenimiento de la obra.

Enrico se dedicó al comercio, su hijo Ricardo es actualmente juez federal de la ciudad de Salta.

Ernesto siguió la carrera militar y tuvo dos hijos: Jorge y Horacio, que se hicieron sacerdotes.

Adolfo Alberto fue presidente en Salta de la corte de justicia.

Sara María se consagró al Señor y fundó las Hijas de la Inmaculada Concepción de la Caridad.

Último Ricardo que fue médico.

Mientras la hermana Corina dirigió su atención  a los no videntes, su hermana Sara María, dedicó su vida para acoger especialmente los niños necesitados y los ancianos marginados.

María Sara Lona fue a la Escuela Domingo F. Sarmiento, en Salta, donde entonces eran educadas las jóvenes de las primeras familias de la ciudad. En una segunda etapa obtuvo el título de Maestra en la Escuela “Normal Nacional Manuel Belgrano”. Continúo sus estudios de matemática y geografía frecuentando los cursos en la universidad de Tucumán.

Ejerció la enseñanza primero en Salta como maestra, después como profesora en el civil “Colegio de Jesús”.

Roberto Larran, su primer primo, fue su alumno en el 1923-24. Así testimonió: “Era una maestra que amaba la conversación, el canto. Era vivaz y alegre, llena de vida”. Sarita Munizaga, muy amiga de Sara, así dijo: “Era una profesora muy amada, inteligente, buena, muy generosa con su hermana Corina”.

Formó parte del Consejo General de Educación en la provincia de Salta como secretaria técnica, hasta 1949, año en que vistió el hábito religioso. Amaba más la enseñanza que los trabajos burocráticos y administrativos, como así también era dactilógrafa y estenógrafa. Seguidamente llegó a ser Vicedirectora de un Colegio de la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola... te podemos ayudar? o quisieras dejarnos en un comentario? Tambièen puedes ser un corresponsal de Beatomonti.com compartiendo los eventos, fotos, videos de tu comunidad. Nosotros hacemos el resto.
Powered by