#CunaDeSueños ¿Qué hay de nuevo?

Sharing is caring!

El caminar hacia el centenario de la presencia del carisma del Beato Luis María Monti en Latinoamérica, nos lleva a adentrarnos en una nueva faceta de aquella “vuelta de mirada” a nuestros orígenes, que emprendiéramos en el año 2017.

“Tu casa: nuestro hogar; cuna de sueños, lugar de santidad”, se ha constituido en todo un programa para vivir con verdadera tensión nuestra preparación a la gran celebración. Programa y camino, que nos llevan, desde el pasado 9 de noviembre, al segundo tramo: “cuna de sueños”. Y por ello, podemos decir que hemos celebrado año nuevo en la Familia.

Y celebrar este “año nuevo montiano” no sólo implica cambiar el lema para los membretes de nuestras producciones, sino más bien, de comenzar, con renovada disposición, a transitar una nueva etapa en el camino que nos traerá nuevos desafíos, nuevos aprendizajes y claro, nos hará más ancho el corazón.

¿Pero que trae de nuevo este año? Nuevas perspectivas y nuevos desafíos. Lugares y personajes ya conocidos y otros, que nos aguardan por conocer. Razones y fines para aprovechar y, por supuesto, propuestas para el caminar.

Empecemos respondiendo a algunas preguntas…

En primer lugar, bien podríamos preguntarnos ¿Por dónde andaremos? Y a esto diremos que no nos alejaremos de Bovisio, seguiremos ahí, en sus alrededores y particularmente en la casa de la familia Monti, a la que ya podemos llamar, nuestro hogar, la de las puertas abiertas, la que está llena de la presencia de María. Esa misma. Pero ¿qué más nos dice que sea nuestro hogar? Que precisamente es el lugar en dónde se acuna el primer sueño, el sueño con mayúsculas de Luis, aquél que hará que se susciten los demás y, al que siempre nos remitirán estos. Ese sueño que puede ser también el nuestro: la santidad.

Pero también podríamos preguntarnos ¿Con quién transitaremos esta etapa? Y he aquí novedades, porque en nuestro caminar agradecido al centenario, han de acompañarnos distintas personas que nos sostienen, nos dan identidad y son seguros intercesores ante el Señor. Por eso, si en el primer tramo, aquél en el que comenzamos y del que necesitábamos abrevar para caminar, estuvo María, llenándonos de su amor maternal y hogareño. En este tramo nos acompañará San José, para custodiar aquél nuestro sueño. El mismísimo custodio de los sueños de Dios, se hace presente para velar, cuidar, proveer e interceder por nosotros. Todos verbos que el Beato Luis conocía muy bien y que en reiteradas ocasiones abra de recordarnos.

Y como no puede faltar, vamos a preguntarnos ¿Para qué? Y con esta pregunta, el desafío. Si antes hablamos de hacer de “nuestras casas” hogares ¿Porque no desafiarnos a hacerlos “hogares que acunen sueños”? Porque no también volver la mirada a nuestros sueños y a nuestro sueño primero. Pero fundamentalmente, porque no preguntarnos por el sueño de Dios para cada uno de nosotros. Éste último desafío no circunscripto a un tiempo, ni a una edad, ni a un lugar y, San José será testimonio de aquello también.

Éste será el programa que desarrollaremos en las próximas entregas de E.M.L. para profundizar y vivir con intensidad este tiempo de gracia.

Que de la mano de San José, custodio de los sueños de Dios, podamos animarnos a vivir con verdadera intensidad esta segunda parada rumbo al centenario, para animarnos a soñar juntos el sueño del Señor para cada uno de nosotros.

Hno. Diego L. Araya, CFIC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares
Abrir chat
1
Hola... te podemos ayudar? o quisieras dejarnos en un comentario? Tambièen puedes ser un corresponsal de Beatomonti.com compartiendo los eventos, fotos, videos de tu comunidad. Nosotros hacemos el resto.
Powered by