CENTINELAS DE LA CARIDAD: HNO. EVARISTO MERONI

Sharing is caring!

Extraído y traducido de “Profeti nell´ordinario. Profilio dei Fratelli”.

 

En el Instituto de Saronno, el día 5 de noviembre de 1958, nos ha dejado para siempre el Hermano Evaristo Meroni; su edificante vida inició el día 11 de marzo de 1893 en Brugherio (Milano).

“Por los frutos conocerán el árbol” dice Jesús. En el mismo sentido debemos decir que nuestro Hermano, que fue elegido siempre por sus superiores para dar inicio a numerosas Obras en la Provincia de América Latina, habla de sí a través de los frutos de su humilde trabajo.

En 1921 con otros tres religiosos partía desde el puerto de Génova hacia Buenos Aires para la apertura del Hogar Sacerdotal.

El inicio de toda obra reserva siempre dificultades y contratiempos que son superados sólo por almas generosas y templadas por el sufrimiento.

Al Hermano Evaristo va el mérito y el reconocimiento de toda la Congregación por los florecientes Institutos de Argentina que continúan, en el Espíritu del Padre Fundador, la obra caritativa hacia números jóvenes.

Basta citar el Colegio Robles de Córdoba y el Hogar San Cayetano de Tucumán, abiertos respectivamente en 1926 y en 1933, que actualmente acogen cerca de 3000 jóvenes.

Sobre sus labios se dibujada una constante sonrisa, fruto de su simplicidad y bondad, que sabía conquistar las almas.

Por esta característica fue muy querido por todos y supo, en breve, hacer florecer la caridad de Cristo, incluso en los ambientes poco proclives a la beneficencia. Los Superiores, que conocían bien esta habilidad lo trasladaron a Córdoba en el año 1949 para que abrir el Instituto José Peña donde diariamente 1400 alumnos reciben educación de nuestros religiosos.

En Salta, después de años de oración, logró afianzar la obra de los Concepcionistas, colaborando en la fundación de la Congregación de las Hermanas “Hijas de la Inmaculada Concepción” que adoptaron desde el inicio el espíritu y la finalidad de los religiosos y que obtuvieron en el año 1948 el reconocimiento jurídico del Excelentísimo Monseñor Roberto Tavella, arzobispo de Salta.

El Hermano Evaristo volvió a Italia recién en el año 1953 en ocasión del Capitulo General, como Delegado de la Provincia de América Latina. Por causa de encontrarse enfermo, con gran disgusto no pudo volver a su campo de trabajo, donde por 32 años se había sacrificado con encomiable generosidad de ánimo.

En la continua oración y la observancia del silencio esperó que la hermana muerte viniera a llevar su alma, para reposar eternamente cerca de la Virgen Inmaculada, que en vida había tanto amado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola... te podemos ayudar? o quisieras dejarnos en un comentario? Tambièen puedes ser un corresponsal de Beatomonti.com compartiendo los eventos, fotos, videos de tu comunidad. Nosotros hacemos el resto.
Powered by