Sharing is caring!

Una promoción de las vocaciones desde la actitud que cada uno toma cuando ora, por ejemplo, una forma muy eficaz de trabajar por las vocaciones es mantener, o cultivar una actitud orante, un hermano orante, que esta en continuo dialogo con el Señor. Podría ser esta también una manera de ir haciendo vida nuestras constituciones cuando nos señalan que debemos intentar profundizar en la oración continua. “Seremos Comunidad que ora sólo si personalmente somos hombres de oración” (Constituciones C.F.I.C.  69).Tiene también profunda sintonía con la invitación a rogar “al dueño de a mies para que mande más obreros a su mies” (Mt 9, 38).  Por qué no hacemos entonces, aquello que el mismo Jesús nos decía: “Les aseguro que si dos de ustedes se unen en la tierra para pedir algo, mi Padre que está en el cielo se lo concederá. Por que donde hay dos o tres reunidos en mi Nombre, yo estoy presente en medio de ellos” (Mt 18.19-20).

Pidamos su presencia en medio nuestro y la capacidad de reconocerlo en medio de nuestros hermanos.  Por qué no confiar en las palabras del Maestro, cuando nos decía: “Pidan y se les dará” (Mt 7,7-8).

Sin lugar a dudas que el primer puesto de atractivo para los jóvenes lo ocupa la persona de Jesús les atrae su estilo de vida, su exigencia radical de su seguimiento tomando como modelo más cercano y familiar la figura de nuestra Madre la Virgen Maria.

Otros elementos prioritarios que ayudan al discernimiento del seguimiento a la llamada de Jesús es, la oración y la experiencia fuerte de Dios, la vida comunitaria, la atención a los que sufren y desprotegidos de la sociedad, la vida de pobreza entendida en el contexto de los consejos evangélicos, la gratuidad vivida plenamente como una respuesta de amor a aquella llamada por medio del carisma de la Congregación. Este último valor o elemento sólo se llega a percibir después de un tiempo de contacto directo con la comunidad de hermanos, como me sucedió a mí.

Algunas ideas para poner en práctica; creo que ayuda mucho los momentos fuertes de espiritualidad que puedan vivir los jóvenes que se acercan a nuestras comunidades, y pueden ser muy útiles los días programados de ejercicios o retiros espirituales, o proponer día o semana de desierto, hacer una peregrinación a algún lugar, sin necesidad de llegar a peregrinar a lugares muy lejanos e imposibles de realidad por el problema económico, otra posibilidad puede ser la de preparar tiempos especiales junto con el calendario litúrgico a reflexionar sobre la palabra de Dios o sobre la figura del fundador con la característica de compartir un fin de semana en oración y fraternidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares
1
Hola... te podemos ayudar? o quisieras dejarnos en un comentario? Tambièen puedes ser un corresponsal de Beatomonti.com compartiendo los eventos, fotos, videos de tu comunidad. Nosotros hacemos el resto.
Powered by