El Hermano de los Enfermos

Sharing is caring!

“Les recomiendo a los enfermos”: son las palabras de padre Monti, pronunciadas antes de morir. La atención de los enfermos  es el fruto de su larga experiencia; servir a los enfermos es concretizar la belleza de hacerse prójimos. Y meditando la parábola del buen Samaritano, Luis comprende que al simple servicio necesita unir profesionalidad y competencia. Él mismo estudia medicina y les enseña a sus Hermanos. Y cuando se trata de acercarse al enfermo, recuerda que en ellos está Cristo: “El Hermano enfermero aliviará los dolores y las penas de quienes sufren, teniendo para todos una sonrisa, una palabra buena, un pensamiento de cristiana esperanza y de confiada resignación al querer de Dios.”
Por modelo propone a María Inmaculada: ¿cómo habría curado a Jesús si se hubiera enfermado? Los enfermos deberán ser asistidos y servidos como haría una madre con su propio hijo. Es necesario descubrir en el hombre enfermo a Jesús sufriente y procurar poner a su servicio toda energía y todo el amor.
En el desenvolvimiento de la obra evangélica es importante, para padre Monti, juntar a la figura profesional médica aquella del Hermano sacerdote: “todos se acercarán al enfermo como ángeles consoladores, sanando las heridas y cancelando la amargura del dolor, aliviando los sufrimientos en cada momento, de día y de noche. Y frente a la vida que se extingue, ayudarán al moribundo a entrar en la paz del Señor, pronunciando los dulcísimos nombres de Jesús, José y María”.
shares
1
Hola... te podemos ayudar? o quisieras dejarnos en un comentario? Tambièen puedes ser un corresponsal de Beatomonti.com compartiendo los eventos, fotos, videos de tu comunidad. Nosotros hacemos el resto.
Powered by